ORDENANZA QUE REGULA EL ESTABLECIMIENTO DE PLANTACIONES FORESTALES CON FINES DE PROTECCIÓN, RECUPERACIÓN Y PRODUCCION EN LA PROVINCIA DE ORELLANA

E-mail Imprimir PDF
( 0 Votes )

 

PROPUESTA DE ORDENANZA

QUE REGULA EL ESTABLECIMIENTO DE PLANTACIONES FORESTALES

CON FINES DE PROTECCIÓN, RECUPERACIÓN Y PRODUCCION

EN LA PROVINCIA DE ORELLANA

 

Exposición de motivos

La provincia amazónica de Orellana cuenta con una extensión territorial de alrededor 2´000.000 de hectáreas, de las cuales el 92% está cubierto por bosque nativo. Aproximadamente el 63% de la extensión de la provincia ha sido declarada por el Estado como áreas de conservación o protegidas, por su invaluable patrimonio natural, humano y cultural.

 La pérdida de extensión de bosque en la provincia es importante. De acuerdo a un estudio realizado por Solidaridad Internacional-Proyecto Bosques en el año 2009, sobre la “Realidad Forestal en Orellana”, la provincia ha sido deforestada en aproximadamente 175.728 hectáreas durante el período 1967 - 2007, lo que representa el 8% de la extensión total de la provincia; y, en algunas parroquias alcanza el 81% de su territorio deforestado, como es el caso de la parroquia Lago San Pedro.

 Según estudios realizados por el CLIRSEN en el 2003, la tasa de deforestación anual del Ecuador es de 1,47% que representan 198.092 hectáreas de bosque perdidas por año. Según el informe de la FAO 2010, sobre la situación de los boques en el Mundo, el Ecuador presenta la tasa de deforestación más alta de Latino América.

En Orellana, el bosque ha sido tumbado para promover la actividad agropecuaria (cultivos de café, cacao y pastizales, por lo general de subsistencia) y la industria agrícola (Palma Africana). Sin embargo, la aptitud no agrícola del suelo, no ha permitido que estas actividades sean rentables; ni que el cambio del uso del suelo haya contribuido a mejorar la calidad de vida de la población. A excepción de algunos sectores, la provincia está constituida por suelos rojos, propios para la aptitud forestal, por lo que los cultivos desarrollados, en muchos casos, bajo una tala total del bosque nativo, han sido de escasa rentabilidad.

La baja productividad agrícola se debe a que los nutrientes se encuentran en su mayor parte en la biomasa (plantas y animales) y no en el suelo. Las plantas arbóreas tienen una alta capacidad de recapturar los nutrientes provenientes de la descomposición de la materia orgánica por las raíces superficiales y la participación de hongos. Este sistema es de alta eficiencia y permite la conservación de los nutrientes en el ecosistema. En consecuencia, cuando se destruye el bosque (tala y quema), los suelos producen por un corto periodo (2 a 3 años) y pierden su fertilidad, porque es interrumpido el reciclaje de los nutrientes; y los que existen (cenizas y materia orgánica), son lavados por las intensas lluvias. Esto ratifica que, los suelos de la provincia de Orellana, son en su mayoría suelos de aptitud forestal.

 Así también, la tumba de árboles realizada en las estribaciones de los cauces de los ríos, ha provocado la erosión de sus riberas, con consecuencias lamentables como la destrucción de la infraestructura pública y privada, la pérdida de cultivos y biodiversidad, el ensanchamiento de los cauces y su alta sedimentación, principalmente en ríos que han sido utilizados por siempre como vías de comunicación de pueblos y comunidades distantes de los centros urbanos. La Jefatura Forestal del Gobierno Autónomo Provincial de Orellana, afirma que en las riberas del río Napo, cada día se pierden considerables extensiones de suelo, llegando a estimarse en sectores de las comunidades de Amarunmesa y San Carlos una pérdida anual aproximada de 60 metros de suelo, con las secuelas descritas, siendo prioritario el adoptar acciones preventivas que detengan el avance de este tipo de erosión.

 Por otro lado, los servicios ambientales que prestan los bosques amazónicos, son de suma importancia para el equilibrio y sostenibilidad del planeta, pues sus procesos naturales, ayudan a la fijación de CO2, la regulación del clima, la purificación del aire, la producción de agua, el mantenimiento de los ciclos de los nutrientes, entre otros más. Adicionalmente, la conservación y el manejo sustentable de los bosques, constituye una alternativa para el mantenimiento de los servicios ambientales, la adaptación al cambio climático y mitigación a sus efectos.

 La forestación y reforestación constituye una acción trascendental para mitigar el cambio climático, pues al incrementar la masa boscosa en suelos deforestados, degradados o abandonados, el bosque desarrolla nuevas capacidades para la captura de carbono; por ejemplo, los árboles prematuros que predominan en los bosques manejados tienen una elevada capacidad de almacenar carbono debido a su exponencial crecimiento, y por tanto permiten recolectar más madera, asegurando así el efecto positivo del bosque al cambio climático, en razón de que cuantos más árboles y bosques existan, más carbono podrá ser capturado y almacenado en sus productos.

 No obstante, en la provincia de Orellana se ha venido aprovechando la madera de forma desordenada, no respetando los principios de sustentabilidad y en muchos casos de forma ilegal (principalmente mediante la extracción de manera de las áreas naturales, como el caso de la caoba, cedro y chuncho del Yasuní). De acuerdo a un análisis realizado por Solidaridad Internacional-Proyecto Bosques, en los últimos tres años el Ministerio del Ambiente, a través de la Oficina Técnica de Orellana, autorizó el aprovechamiento de aproximadamente 110.000m3 de madera por año de diferentes especies, lo que significa un volumen importante de madera. Además de entre un número de 147 especies maderables registradas, sólo 8 son las que concentran más del 80% del aprovechamiento forestal de la provincia. Esto significa que si bien puede existir gran potencial para una gestión forestal sustentable, esta no se ha venido desarrollando de forma adecuada, lo que a la postre podría causar el agotamiento y extinción de varias especies forestales.

 A lo anteriormente enunciado, se suman también las exiguas acciones de control al aprovechamiento y tráfico de madera por parte de la autoridad ambiental; y, la falta de obligación y compromiso para reforestar, en compensación a los árboles que han sido aprovechados de forma legal e ilegal, por parte de los usuarios del bosque.

 En lo que a ello respecta, estando en ejecución el Plan de Desarrollo Estratégico Participativo de la Provincia de Orellana, para el período decenal 2005-2015, desde el Gobierno Provincial actualmente se desarrollan varios programas de reforestación (incluyendo producción de plántulas), con resultados significativos, para la protección de cuencas hidrográficas, y la recuperación y manejo de áreas degradadas, para vincularlas a la producción; esto, a la falta de resultados del Plan Nacional de Forestación y Reforestación, aprobado en el año 2006, y que preveía la reforestación de 115.441 hectáreas en la provincia, entre plantaciones industriales y comerciales, plantaciones sociales y agroforestería, y plantaciones de protección y conservación. A estos resultados significativos, también hay que sumar los esfuerzos que tanto las Organizaciones no Gubernamentales como FEPP y Solidaridad Internacional, como la empresa privada, vienen realizando en cuanto a reforestación se trata, como complemento a las acciones ejecutadas por los Gobiernos Municipales y la Dirección Provincial de PROFORESTAL.

 Si bien se han venido desarrollado algunas iniciativas enfocadas al mejoramiento de la gestión bosque de la provincia (establecimiento de viveros, acciones de reforestación, etc.) y a su conservación (iniciativas de ecoturismo, socio bosque), estas siguen siendo esporádicas y de poca trascendencia, comparadas con los efectos de las actividades extractivas que se desarrollan.

 En este contexto, la reforestación debe ser priorizada para aquellas áreas degradadas, y en función del propósito de cada plantación, pues éstas deben estar basadas en estudios y demandas, para garantizar tanto para la inserción de tierras degradadas a la producción forestal, como también para la masificación del territorio provincial en la generación de servicios ambientales, dada su importancia para el equilibrio ambiental y sostenibilidad del país y planeta.

 

ORDENANZA

 

El pleno del Gobierno Autónomo Provincial de Orellana

Considerando:

 

Que el Gobierno Autónomo Provincial de Orellana, de acuerdo al Régimen de competencias establecido en el Art. 263, numerales 1, 3 y 4, de la Constitución de la República del Ecuador, mantiene como competencias exclusivas: la planificación del desarrollo y la formulación de planes de ordenamiento territorial, en el marco de la planificación nacional; la ejecución de obras en cuencas y microcuencas; y, la gestión ambiental provincial;

 Que por mandato de la Constitución de la República del Ecuador, determinado en el Art. 3, numeral 7, es deber primordial del Estado proteger el patrimonio natural y cultural del país;

 Que la Constitución de la República del Ecuador en su Art. 14, inciso segundo declara de interés público la preservación del ambiente, la conservación de los ecosistemas, la biodiversidad y la integridad del patrimonio genético del país, la prevención del daño ambiental y la recuperación de los espacios naturales degradados;

 Que, en el Capítulo Séptimo de la Constitución de la República del Ecuador, se consagran los derechos de la naturaleza, de los que, en el Art. 72, inciso primero, se establece el derecho de la naturaleza a la restauración, la misma que será independiente de la obligación que tiene el Estado y las personas naturales o jurídicas de indemnizar a los individuos y colectivos que dependan de los sistemas naturales afectados;

 Que, el artículo 395 numeral 1 de la Constitución de la República del Ecuador, reconoce como principio ambiental que el Estado garantizará un modelo sustentable de desarrollo, ambientalmente equilibrado y respetuoso de la diversidad cultural, que conserve la biodiversidad y la capacidad de regeneración natural de los ecosistemas, y asegure la satisfacción de las necesidades de las generaciones presentes y futuras;

 Que, el Art. 250 de la Constitución de la República del Ecuador, reconoce la importancia de las provincias amazónicas para el equilibrio ambiental del planeta, como parte de un ecosistema; y, a la vez dispone que este territorio constituirá una circunscripción territorial especial para la que existirá una planificación integral recogida en una ley que incluirá aspectos sociales, económicos, ambientales y culturales, con un ordenamiento territorial que garantice la conservación y protección de sus ecosistemas y el principio del Sumak kawsay;

 Que la Constitución Política de la República del Ecuador en su Art. 409, inciso segundo, determina que en áreas afectadas por procesos de degradación y desertificación, el Estado desarrollará y estimulará proyectos de forestación, reforestación y revegetación que eviten el monocultivo y utilicen de manera preferente, especies nativas y adaptadas a la zona;

 Que mediante Ordenanza aprobada el 26 de julio del 2011, el Pleno del Gobierno Autónomo Provincial de Orellana, ha declarado a Orellana como Provincia Forestal, estableciendo conceptos, objetivos, principios y acciones estratégicas para la gestión pública provincial, enfocados en la conservación, manejo y recuperación de los bosques de la provincia, como un eje transversal de la gestión, y en salvaguarda del patrimonio natural y cultural de la provincia;

 Que, el Ecuador es parte de otros tratados y convenios internacionales referentes a la preservación, protección y aprovechamiento de los recursos naturales, y de control de la calidad ambiental como son: Convenio de Diversidad Biológica, Kyoto, OIT, etc., que deben sus principios ser recogidos en normas y disposiciones legales de aplicación nacional y local;

 Que el Art. 13 de la Codificación de la Ley Forestal y de Conservación de las Áreas Naturales y Vida Silvestre, declara como obligatoria y de interés público la forestación y reforestación, de las tierras de aptitud forestal, tanto públicas como privadas;

 Que el Art. 14 de la Codificación de la Ley Forestal y de Conservación de las Áreas Naturales y Vida Silvestre, determina los órdenes de prioridad para las actividades de forestación y reforestación, destacando los sitios ubicados en cuencas de alimentación de manantiales, corrientes y fuentes que abastezcan de agua; y, en áreas que requieran de protección o reposición de la cubierta vegetal, especialmente en las de escasa precipitación pluvial;

 Que mediante Acuerdo Ministerial No. 03 del 16 de enero del 2004, publicado en el Registro Oficial No. 269 del 9 de febrero del 2004, el Ministerio del Ambiente expide la Norma de Semillas Forestales;

 Que en el marco del proceso de transferencia de competencias ambientales a los gobiernos seccionales, el 25 de agosto del 2006, el Gobierno Autónomo Provincial de Orellana, suscribe el Convenio de Descentralización para la Transferencia de Competencias y Recursos con el Ministerio del Ambiente, con la participación del Presidente de la República y el Ministro de Economía y Finanzas;

 Que el Art. 252 de la Constitución de la República determina que el Gobierno Autónomo Provincial, se conforma también por las alcaldesas o alcaldes, de los cantones la circunscripción territorial provincial, siendo vinculante para las alcaldías las decisiones y resoluciones que este Gobierno Provincial en pleno adopte;

 En uso de sus facultades y atribuciones que le asigna el Art. 263, inciso final de la Constitución de la República y los Artículos 7, 47 literal a) y 322 del Código Orgánico de Organización Territorial, Autonomía y Descentralización, resuelve expedir la siguiente ordenanza de:

 

Establecimiento de plantaciones forestales

Con fines de conservación, recuperación y producción en la provincia de Orellana.

Capítulo I

Del objeto y ámbito de aplicación

 

Art. 1.- En ejercicio de la gestión forestal/ambiental provincial, para garantizar la protección de los bosques, las cuencas hidrográficas, la recuperación de suelos degradados, el desarrollo social y el fomento del desarrollo forestal, la presente ordenanza tiene por objeto la regulación del establecimiento de plantaciones forestales y agroforestales, en la provincia de Orellana, bajo parámetros técnicos, económicos y de desarrollo local, con participación ciudadana, para asegurar la conservación y manejo sustentable de los bosques y biodiversidad de la provincia.

 

Capítulo II

De la determinación y delimitación de zonas forestales

 Art. 2.- Corresponde a la Unidad de Planificación del Gobierno Autónomo Provincial de Orellana, en coordinación con la Dirección de Gestión Ambiental y las Unidades de Planificación de los Gobiernos Municipales y Parroquiales de la provincia, generar un plan de ordenamiento territorial, ligado al plan de desarrollo provincial, en el que se determinen las zonas forestales donde se deberán implementar los programas de forestación y reforestación.

 Art. 3.- En tanto se construya el Plan de Ordenamiento Territorial, y se definan las zonas forestales de la provincia, los programas de forestación y reforestación se desarrollarán prioritariamente en zonas con las siguientes características:

-       Suelos subutilizados

-       Suelos degradados

-       Suelos de aptitud forestal

-       Zonas aledañas a cuencas con riesgos de inundaciones

-       Áreas de baja productividad agrícola y ganadera

-       Cuencas con procesos de degradación por erosión hídrica.

-       Áreas con productividad agrícola y ganadera, para el establecimiento de sistemas agroforestales y silvopastoriles.

Art. 4.- Las zonas forestales determinadas y delimitadas tendrán como función la producción de servicios ambientales, la generación de productos forestales maderables y diferentes de la madera para protección (de las fuentes hídricas, y riberas de las cuencas hidrográficas), manejo de la regeneración natural y aprovechamiento, en base al fomento e implementación de programas de forestación y reforestación, por parte de los gobiernos autónomos descentralizados, la iniciativa privada y el Estado central. Para ello, determinado el Plan de Ordenamiento Territorial, inmediatamente se estructurará el Plan de Forestación y Reforestación para la provincia, con amplia participación ciudadana.

 

Capítulo III

De los tipos de plantaciones

 Art. 5.- Para la implementación de los programas de forestación y reforestación, se considerarán los siguientes tipos de plantaciones:

 Plantaciones de protección: Aquellas destinadas a la protección de cuencas hídricas, fuentes de agua, pendientes mayores a 70º; y en general, zonas de protección permanente, según lo definen las normas de aprovechamiento forestal vigentes.

Plantaciones de recuperación: Aquellas dirigidas a repoblar áreas que anteriormente estuvieron cubiertas con bosques y que fueron degradadas por diversos factores.

Plantaciones agroforestales: Aquellas que se combinan interactivamente con cultivos y/o animales para diversos fines.

Plantaciones industriales a baja escala: Aquellas destinadas a la industrialización o procesamiento local del producto, y a su comercialización en mercados nacionales e internacionales.

 

Capítulo IV

De las especies, fuentes semilleros y certificación

 

Art. 6.- A efectos de ejecutar programas de forestación y reforestación en la provincia, se considerará la utilización de especies nativas y comerciales, en función de la aptitud del suelo de la zona forestal determinada.

 Art. 7.- Para garantizar la producción de plántulas de calidad que viabilicen la ejecución de los programas de forestación y reforestación, es indispensable la utilización de semillas y germoplasma reproductivo de calidad y procedencia conocida o declarada. Le corresponde a la Dirección de Gestión Ambiental del Gobierno Provincial, en coordinación con la Unidades de Gestión Ambiental de los Gobiernos Municipales y Parroquiales, el diseño de un plan de identificación y registro de fuentes semilleros; y, la implementación de un programa de recolección, almacenamiento, compra, tratamiento fitosanitario, certificación y comercialización de semillas y germoplasma, cumpliendo los parámetros legales establecidos en la Norma de Semillas Forestales y demás normas de aprovechamiento forestal sustentable.

 Art. 8.- Como un área especializada de investigación y comercialización de la Dirección de Gestión Ambiental del Gobierno Provincial, crease el Centro Semillero, para el tratamiento, mejoramiento genético, certificación y comercialización de semillas forestales y material reproductivo, que serán distribuidas y comercializadas a los diferentes viveros de la provincia y del país.

 El Centro Semillero deberá estar inscrito y acreditado en el Ministerio del Ambiente, conforme lo disponen la Norma de Semillas Forestales y demás disposiciones y normas forestales; y, dependiendo de su funcionalidad, podrá constituirse como una empresa de economía mixta o empresa pública, para brindar un mejor servicio.

 Art. 9.- Para garantizar la provisión de semillas, mediante un sistema de incentivos, se fomentará la compra de árboles semilleros y la compra anticipada de semillas a los propietarios o posesionarios de los predios donde ellas se ubiquen; esto, en base a la identificación y registro de las fuentes semilleros, cuya certificación será otorgada por la administración del mismo Centro Semillero.

 Todo el proceso de identificación, recolección, tratamiento fitosanitario, transportación y comercialización, se lo hará conforme se estipula en la Norma Semillas Forestales.

 

Capítulo V

Del establecimiento de viveros y su financiamiento

 Art. 10.- En cumplimiento de los planes de desarrollo participativos, tanto parroquiales como cantonales y provincial, y del Plan de Forestación y Reforestación para la provincia que se creare, determinase como prioritario el establecimiento de viveros para la producción de especies forestales; para lo cual, cada gobierno local asignará el presupuesto respectivo para su equipamiento y funcionamiento.

 Art. 11.- Bajo la coordinación de la Dirección de Gestión Ambiental del Gobierno Provincial, se crea la Red de Viveros Forestales de Orellana (REVIFOR), los mismos que en función de la aportación de cada gobierno local en los programas de recolección y compra de semillas, serán abastecidos de semillas de calidad y procedencia conocida, previamente certificadas por el Centro Semillero.

 Art. 12.- Cada vivero local tendrá la finalidad de proveer y comercializar plántulas de especies forestales, para la ejecución de programas de forestación y reforestación que se desarrollen en la localidad. Para garantizar la calidad de las plántulas de las especies forestales, el personal técnico del Centro Semillero o de entes especializados de investigación (a través de convenios o acuerdos entre los gobiernos municipales y provincial), brindará la asistencia y capacitación técnica en su producción.

 

Capítulo VI

De los programas de forestación y reforestación, su financiamiento y seguimiento

 

Art. 13.- Los programas de forestación y reforestación en la provincia, se desarrollarán en el marco de una planificación y coordinación provincial, con la participación de los diferentes gobiernos municipales y parroquiales.

 Las personas naturales y las personas jurídicas de derecho público y privado, diferentes a los gobiernos autónomos descentralizados de la provincia, que gestionen y ejecuten programas de forestación y reforestación en esta jurisdicción, tienen la obligatoriedad de sujetarse a los lineamientos técnicos que este Gobierno Provincial dicte, en función de la planificación de desarrollo, ordenamiento territorial y plan de forestación y reforestación para la provincia.

 Art. 14.- Cada Gobierno Autónomo Descentralizado será responsable del financiamiento de los programas de forestación y reforestación que decidan implementar en su jurisdicción; y, para su ejecución contarán con la asistencia técnica del personal de la Dirección de Gestión Ambiental del GAPO, del Centro Semillero o de un ente especializado de investigación. No obstante, previo un estudio técnico, el Gobierno Provincial podrá apoyar en el fortalecimiento técnico y financiamiento de dichos programas de forestación y reforestación, sin perjuicio de lo que se pudiera determinar en la distribución de los presupuestos participativos de los diferentes niveles de gobierno, para el financiamiento de proyectos de forestación y reforestación.

 Art. 15.- El gobierno provincial, en coordinación con los gobiernos municipales y parroquiales de la provincia, e independientemente de los programas de forestación y reforestación que ellos puedan gestionar e implementar, podrá estructurar proyectos de forestación y reforestación masiva para la provincia, que serán sometidos a la aprobación y financiamiento de las Secretaría Nacional de Planificación (SENPLADES), a través de su Regional; o, a diversos organismos públicos y privados de nivel nacional e internacional.

 Art. 16.- La Jefatura de Patrimonio Natural del Gobierno Provincial, en coordinación con las Unidades de Gestión Ambiental de los Gobiernos Municipales será la responsable del seguimiento y monitoreo de las diversas plantaciones forestales de la provincia, desarrolladas en el marco de la aplicación de esta ordenanza, y las que se establecieren fuera de ella, debiendo emitir las observaciones y recomendaciones técnicas al beneficiario y ente financiador.

 No obstante, cada programa de forestación y reforestación contemplará la obligatoriedad de contratar los servicios calificados de personas naturales o jurídicas para la evaluación y verificación (fiscalización) del cumplimiento de los objetivos del proyecto y manejo de la plantación.

 

Capítulo VII

De los beneficiarios, sus derechos y obligaciones

 Art. 17.- Podrán acceder a cualquier programa de forestación y reforestación impulsado por el Gobierno Provincial o Gobiernos Municipales y Parroquiales, cualquier persona natural con dominio o posesión de predios individuales, u organizaciones con dominio o posesión de predios colectivos, en la jurisdicción provincial, previo el cumplimiento de los requisitos que para el efecto en cada programa se establezcan.

Art. 18.- Constituye requisito indispensable para acceder a cualquier programa de forestación y reforestación, la justificación del dominio o posesión de predio debidamente registrado en el catastro municipal (o provincial), a más de una evaluación técnica y la suscripción del documento de responsabilidad de trabajo y cuidado de la plantación para con el o los beneficiarios, según el reglamento de aplicación.

 Art. 19.- Es derecho de los beneficiarios de los programas de forestación y reforestación de los gobiernos locales, acogerse a todos los beneficios e incentivos que éstos puedan generar, con las limitaciones que para el efecto se establezcan en el reglamento de aplicación. Constituyen beneficios directos de los programas de reforestación: la capacitación, la asistencia técnica, la entrega de plántulas, la dotación de herramientas para el establecimiento de la plantación, el pago de jornales a posibles beneficiarios directos (si lo considera el programa), la compra de árboles semilleros y semillas, la compra anticipada de madera, entre otros que se pudieran definir.

Art. 20.- Los beneficiarios de los programas de aprovechamiento forestal asistidos por los Gobiernos Autónomos Descentralizados de esta jurisdicción provincial, tienen la obligación ejecutar acciones de forestación y reforestación, en función del contrato o convenio suscrito con la Corporación Provincial, del plan que el mismo equipo técnico que elabore el plan de aprovechamiento forestal, lo determine; y tiene la obligación además, de contribuir a la ejecución de las acciones de forestación y reforestación, como contraparte, con su fuerza laboral para el establecimiento y mantenimiento de la plantación (según lo contemple el programa), asistencia a la capacitación, mantenimiento de fuentes semilleras, recolección de semillas, entre otras que en cada programa o proyecto se pudieran establecer.

 El incumplimiento de las obligaciones descritas en el párrafo anterior, dará lugar a la rescisión del acuerdo, contrato o convenio con el ente provincial, municipal o parroquial; y por ende, al inicio de las acciones legales tendientes a la devolución de los valores económicos que le han sido entregados en bienes y servicios, sin perjuicio de las sanciones a las que hubiere lugar.

 

Capítulo VIII

Del registro y catastro de plantaciones, viveros y fuentes semilleras

 Art. 21.- La Dirección de Gestión Ambiental del Gobierno Provincial abrirá un registro documental y un catastro digital donde se inscribirán cada una de las plantaciones, viveros y fuentes semilleras que se establezcan en la provincia, en el marco de los programas de forestación y reforestación que se desarrollen al amparo de esta ordenanza, del Plan de Forestación y Reforestación de la provincia y las que se realicen de manera independiente, sin perjuicio de solicitar su inscripción en el Registro Forestal, que dispone la Ley Forestal y de Conservación de Áreas Naturales y Vida Silvestre.

 Art. 22.- Cada ficha de registro documental y ficha catastral digital, deberá contener:

  1. Delimitación total del predio (polígono) en el que se ha establecido la plantación, vivero o fuente semillero, con definición de al menos 4 puntos GPS (coordenadas)
  2. Individualización del propietario o posesionario del predio
  3. Delimitación geo referenciada (mediante la ubicación de puntos GPS-coordenadas) del área que corresponde a la plantación, vivero y fuente semillero, con la descripción de la información respecto a:
    1. Especies plantadas, producidas o seleccionadas
    2. Número de individuos
    3. Proyección de crecimiento, germinación y producción de semilla o germoplasma en tiempo y volumen
    4. Proyección de aprovechamiento de productos maderables y diferentes de la madera, para el caso de plantaciones de recuperación, plantaciones agroforestales y plantaciones industriales a baja escala.
    5. Manual de procedimientos debidamente calificado por este ente provincial

 

La certificación de inscripción de las plantaciones forestales, viveros y fuentes semilleras, en el Registro de esta dependencia provincial, constituirá un documento habilitante para solicitar el acceso a cualquier tipo de incentivo forestal que los Gobiernos Autónomos Descentralizados establezcan, independientemente de los incentivos y exoneraciones que el Estado prevé por mandato legal.

 

Capítulo IX

Del aprovechamiento, movilización y comercialización de los productos forestales provenientes de programas de forestación y reforestación

 Art. 23.- Para efectuar el aprovechamiento de las plantaciones o árboles plantados que se establezcan en el marco de ejecución de esta ordenanza, se someterán al cumplimiento de los requisitos y procedimientos establecidos en la Ley Forestal y de Conservación de Áreas Naturales y Vida Silvestre, y demás normas técnicas para el aprovechamiento sustentable de los recursos forestales.

 En caso de consolidarse la transferencia de competencias forestales por parte del Ministerio del Ambiente al Gobierno Provincial, éste será el encargado de autorizar el aprovechamiento, transporte y comercialización de éstos productos.

 Art. 24.- La comercialización de los productos forestales provenientes de las plantaciones establecidas mediante los programas de forestación y reforestación que se definen en esta ordenanza, se realizará a través de los canales y con las condiciones que el mismo programa establezca, en tanto se implemente un “Centro de Acopio” con el apoyo de este Gobierno Provincial, teniendo el beneficiario un derecho preferente de compra y/o venta de su producto, de acuerdo a los precios establecidos para el efecto, y que no podrán estar por debajo del libre mercado.

Capítulo X

Del incumplimiento

 

 Art. 25.- El incumplimiento por parte del beneficiario de cualquier obligación contractual o administrativa, derivada de la aplicación de esta ordenanza en sus diferentes programas de forestación y reforestación, dará lugar a las acciones administrativas y legales en contra del beneficiario, dirigidas a la devolución del valor total entregado como parte del programa o proyecto, ya sea en dinero o bienes.

 Art. 26.- Para la aplicación de la disposición del artículo anterior, será competente el Comisario Ambiental (provincial o municipal), según el proyecto y el procedimiento establecido para el ejercicio de sus funciones.

 Art. 27.- En no pago de los valores determinados por el incumplimiento de sus obligaciones, dará lugar al inicio de la acción coactiva por parte del Gobierno Provincial o Gobiernos Municipales, en contra del beneficiario incumplido.

 Art. 28.- El incumplimiento de la presente ordenanza y su reglamento por parte de las autoridades y funcionarios que conforman los gobiernos Autónomos Descentralizados de esta jurisdicción, será causal para el inicio de las acciones administrativas y judiciales pertinentes, y la imposición de la sanción que corresponda según la Ley Orgánica del Servicio Público o Código Penal, según corresponda por el incumplimiento o desacato en el que incurriera.

 

DISPOSICIONES GENERALES

 Primera.- Todas las plantaciones, viveros y fuentes semilleras, desarrolladas, implementadas o determinadas por iniciativa privada o iniciativa pública diferente a la de los Gobiernos Autónomos Descentralizados de esta provincia, deben inscribirse en el Registro que se abrirá y estará a cargo de la Dirección de Gestión Ambiental, para los fines estadísticos, de ordenamiento y de planificación. Su inscripción será gratuita, y se podrá con ello coordinar actividades de asistencia técnica por parte del personal especializado de este Gobierno Provincial.

 Segunda.- Encárguese de la ejecución de la presente ordenanza y su reglamento, a la Dirección de Gestión Ambiental del Gobierno Provincial, en coordinación con las Unidades de Gestión Ambiental de los Gobiernos Municipales.

 

DISPOSICION TRANSITORIA

 Primera.- En un plazo de 90 días, a partir de la aprobación de esta ordenanza, la Dirección de Gestión Ambiental del Gobierno Provincial elaborará el Reglamento de Aplicación de la Presente Ordenanza, para la correspondiente aprobación del Consejo en Pleno.

 La presente ordenanza, entrará en vigencia a partir de su aprobación, sin perjuicio de su publicación en el Registro Oficial.

 Dada en la sala de sesiones del Gobierno Autónomo Provincial de Orellana el 29 de noviembre 2011.

 

 

 

Sra. Guadalupe Llori Abarca                                                Dr. Marco Fuel Portilla

PREFECTA DE LA PROVINCIA DE ORELLANA                SECRETARIO GENERAL

 

SECRETARIA GENERAL.- Certifico que la presente Ordenanza que Regula el Establecimiento de Plantaciones Forestales con Fines de Protección, Recuperación y Producción en la Provincia de Orellana, fue discutida y aprobada por el Consejo Provincial de Orellana en dos sesiones ordinarias efectuadas en los días 27 de septiembre y 29 de noviembre del año 2011.

 

 

 

 

Dr. Marco Fuel Portilla

SECRETARIO GENERAL

PREFECTA DE LA PROVINCIA DE ORELLANA.- Analizada la ORDENANZA que regula la Conformación, Organización y Funcionamiento del Consejo de Planificación del Gobierno Autónomo Provincial de Orellana, de conformidad con el Art. 322 del COOTAD, la SANCIONO sin ninguna objeción a su contenido; por lo tanto, ejecútese y publíquese la presente Ordenanza, Francisco de Orellana, 30 de noviembre de 2011.

 

 

 

Sra. Guadalupe Llori Abarca

PREFECTA DE LA PROVINCIA DE ORELLANA

 

CERTIFICACIÓN.- Siento como tal que la Sra. Guadalupe Llori Abarca, Prefecta de la Provincia de Orellana, sancionó y ordenó la publicación de la Ordenanza que antecede, el 30 de noviembre de 2011.

 

 

 

Dr. Marco Fuel Portilla

SECRETARIO GENERAL

 
Encuentranos en

 

Ley de Transparencia


Ultimos videos...

Quién está en linea?

Miembros : 230
Contenido : 426
Enlaces : 23